MENTALIDADES PARA SOSTENER TU ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Por Diana Sofia | www.dianasofia.com

 

¿Te resulta difícil mantener tu estilo de vida saludable? Como muchos de nosotros, puedes haber hecho muchos programas o dietas de manera efectiva durante un tiempo limitado y luego te enfrentas a la misma situación al final: quieres mantener estos hábitos saludables en el largo plazo, pero no estás segura/o de cómo hacerlo. Lo que tenemos que hacer es cambiar no solo nuestros hábitos sino también nuestras mentalidades para seguir trabajando y progresando en nuestro camino hacia la salud.

Estas son algunas de las mentalidades que he visto tienen un profundo impacto en las personas que logran mantener su estilo de vida saludable:

 

⁠⁠1. Reconsidera tu definición de placer

Normalmente, asociamos el placer con cómo se siente la comida o bebida mientras la consumimos. Nos enfocamos en la textura y el sabor de la comida para determinar cuánto placer nos da. Pero, también podemos centrarnos en el placer que nos da después de esa comida o alimento. ¿Cómo nos sentimos después de comerlo o beberlo unas horas más tarde, esa noche mientras dormimos o al día siguiente? Si son alimentos o bebidas que no son buenos para nuestra salud, lo más probable es que no nos hagan sentir bien. Esto nos ayuda a tomar mejores decisiones sobre qué y cuánto comer.

También puedes encontrar placer en otras cosas de la vida además de la comida, como pasatiempos, nuevos intereses, dar un paseo o estar en la naturaleza. No se trata de restringir, se trata de aprender a disfrutar de los alimentos que nos nutren, nos hacen sentir bien y son deliciosos.

 

2. Evita la mentalidad de “todo o nada”

La mentalidad de "todo o nada" proviene de la cultura de la dieta: estoy a dieta o no estoy a dieta. Por ejemplo, pensar “ya comí lo que no debía comer, así que también podría comer todo lo que quiero hoy. Puedo comenzar a comer sano nuevamente la próxima semana/mes”. Tu estilo de vida saludable no es una dieta. Si deseas mantenerlo de por vida, deberá ser flexible. Entonces puedes pensar, "Como alimentos que son nutritivos y deliciosos. Disfruto de los eventos sociales y me permito comer alimentos que no dañan mi bienestar". No hay un interruptor de ENCENDIDO y APAGADO. Todo es parte de mi estilo de vida saludable.

 

3. Considera que “difícil” es relativo

 Vivir con las consecuencias de mantener malos hábitos y decisiones muchas veces es más difícil que cambiar lo que ahora creemos que es "difícil". "Difícil" es relativo porque se basa en nuestras creencias, pensamientos y percepciones. Además, el grado de dificultad de todo depende de nuestra percepción y con qué lo comparemos. Por ejemplo, si tratamos de comparar qué es más beneficioso, ya sea cocinar en casa o comer fuera, podríamos decir que uno es más rápido y con una mayor variedad de opciones, mientras que cocinar implica comprar alimentos y prepararlos. Pero también puedes elegir mejores ingredientes y usar alimentos que sean beneficiosos para tu salud. Puedes optar por centrarte en los aspectos nutricionales de la comida, en lugar de su conveniencia. Pregúntate, ¿qué es más difícil? ¿Hacer cambios progresivos en tu alimentación y estilo de vida o sentirte enferma/o y con poca energía? Reeducar nuestra mente y redefinir lo que realmente valoramos es necesario para llevar una vida saludable.

 

4. No apuntes a la perfección

Gana consistencia al establecer metas pequeñas y progresivas. Haz lo que puedas. Por ejemplo, el día que no puedas hacer una rutina de ejercicios de una hora en el gimnasio, aún puedes hacer un entrenamiento de 5 a 7 minutos, caminar más o subir las escaleras. ¡Todo suma! Además, no lo hagas demasiado difícil. En lugar de apuntar a hacer ejercicio durante 6 días a la semana, establece una meta razonable como hacer ejercicio 3 veces a la semana y hacer ejercicio durante 30 minutos al principio. Aumenta lentamente tus objetivos a medida que veas como se desarrolla tu constancia.


5. Apóyate en tu compromiso y no en tu motivación

No te apoyes en tu motivación porque es inconsistente. A veces estamos motivados y a veces no. Más bien, apóyate en tu compromiso. Ten claro tu porqué y comprométete con él. ¿Por qué quieres sentirte mejor? ¿Por qué quieres estar sana/o? ¿Por qué quieres tener mayor energía y concentración? Tener claro los motivos por los que trabajas en tu salud creará el compromiso que necesitas para hacer lo que sea necesario para mantenerlo.

El compromiso también ayuda a repetir el nuevo comportamiento suficientes veces para que se mantenga. Una vez que lo hagas por un tiempo, las nuevas conexiones neuronales lo convertirán en un hábito. No pares hasta que se sienta fácil y más automatizado. Por ejemplo, si quieres comer más ensaladas para el almuerzo, no asumas que tu hábito está establecido si lo has hecho durante 3 días. Intenta repetir la inclusión de ensaladas para el almuerzo durante varias semanas, todos los días consecutivos que puedas. Te esta manera fortaleces las nuevas conexiones neuronales y te acercas a la automatización más rápido. 

 

 6. Tus fracasos son oportunidades para aprender

Muchas veces creemos que nos hemos “caído” cuando volvemos a hábitos que habíamos dejado atrás. Esta forma de pensar solo te hace sentir mal contigo misma/o o o sentir desilusión culpa. Y esas emociones no te ayudan a seguir trabajando en mantener tus hábitos saludables. La realidad es que nuestro camino hacia una vida más saludable es un proceso, no una línea recta. Es más como un garabato. Siempre hay pasos adelante y atrás, altibajos. Necesitamos estos "contratiempos", "obstáculos" o "retrocesos" para aprender e identificar lo que no queremos en nuestras vidas, probar lo que queremos mantener y seguir adelante. Esta forma diferente de ver tus "fracasos" o "retrocesos" te ayudará a utilizarlos a tu favor, evitar conflictos internos y liberarte de toda culpa.

Una forma de ver todo esto es considerar que para poder mantener hábitos saludables de manera constante, debes comprometerte a cuidar de tu “yo futuro”. El que vivirá dentro de 10 a 20 años o más. Y hazte la pregunta: ¿Cómo quieres que sea su vida?⁠⁠

Close

50% Complete

JOIN OUR FREE 5-DAY DETOX

Whether you're looking to feel better or are simply looking for a short body reset, then this 5-day detox is perfect for you. This is your chance to strengthen your immune system and accelerate your path to optimal health. Let me guide you!

You will also receive updates about our new blog posts, programs, and other resources specially designed to optimize your health.